LÁZARO TOTEM
MADRID, 1978


Lázaro comienza su carrera a los dieciséis años, cuando su padre dibujante publicista le incorpora en su estudio para su formación en esta profesión. Por entonces, cultiva el conocimiento del arte, el dibujo y las tendencias artísticas y fantásticas influenciadas por los grandes dibujantes europeos de la época entre otros estímulos.

Desde niño eligió el camino de la imaginación frente al intelecto. Años más tarde, se desvincula del estudio y comienza su carrera en solitario como creativo, llegando a trabajar en empresas como Paramount Pictures y Bandai, así como en agencias y estudios de diseño y creatividad. A raíz de varios acontecimientos, durante un periodo de diez años, va acumulando un fuerte estrés laboral que le provoca un estado de enfermedad severo.

La medicina convencional no le ayuda y decide dejar de un lado su profesión con el objetivo de “resucitarse” a sí mismo, vivir de su arte y sanarse en este proceso.

Comienza a investigar una técnica surrealista de dibujo y a crear una obra “psicográfica” que sirva para comenzar a sanarse emocional y físicamente. Incorpora en su vida la meditación, la práctica del Chikung (una versión muy efectiva del Taichi) y la psicomagia que junto al dibujo convierte en una poderosa arma curándose completamente de esta enfermedad y en muy poco tiempo. Lo denomina su “mitología surrealista psicográfica” formada por arquetipos universales que sólo nuestra memoria ancestral del cerebro sabe identificar, interpretar, comparar y adaptar inmediatamente con nuestra situación emocional actual consecuencia de nuestro árbol genealógico, educación, sociedad y experiencias.

Su obra habla de todo lo que se crea y destruye, mostrando los miedos e inquietudes del ser humano desde el principio de los tiempos. Tanto en su estilo de tatuaje como en su obra gráfica se pueden ver objetos, símbolos y signos unificados por el brazo del surrealismo. Mezcla elementos de ciencia ficción, otros primitivos y ancestrales y demás disparates metafísicos que una vez le marcaron. Donde unos ven rostros que se descomponen, otros perciben lo contrario, que se reconstruyen. Las raíces rojas son venas, neuronas, algas. Se mezclan elementos de su mitología creada desde los años noventa a sus estudios en diversas áreas del arte y otras disciplinas.

Su trabajo es un equilibrio visual y emocional, un Ying Yang en el que los elementos vida, muerte, ciclos, impermanencia, meditación, creación se mezclan para llegar directo al inconsciente. Intenta que su trabajo no transmita negatividad, pues él la rechaza de plano en  todos los aspectos de su vida.

Actualmente, trabaja como diseñador gráfico, dibujante, ilustrador profesor, orador, artista plástico, psicochamán y artista tatuador utilizando exclusivamente su estilo plasmándolo en todo tipo de soportes y superficies.